alucinadas, poemas, cuentos, microrrelatos, crónicas & demás... © copyright ® todos los derechos reservados

MANERAS DE SACARSE EL MOCO

Sacarse el moco constituye un acto de histrionismo fundacional. Cuestión de índice y pulgar en astucias de pinzas de cirujano y tenaza de zapatero. Si entra el pulgar en combinación con cualquier otro dedo que no sea el índice –o sea, el medio, anular o meñique–, el asunto se vuelve más perspicaz, suspicaz, incapaz de atrapar y desterrar el moco de su sitio. Y si se lo llega a coger, sostener, retener, sale aturdido con pelo y lagrimita. Además, el moco sale duro y pegado a los pelos de la fosa, pero en sus raíces es meloso, baboso, lastimoso. La cosa es cada dedo en cada fosa, una pinza en bahía de herradura. Dejando un breve espacio para que pase el aire, por supuesto. Si no, ahogo. La otra dimensión más inquisitiva y desesperada acepta una tenaza con el pulgar inmerso en la fosa y el índice apretando la nariz. El pulgar escarba, raspa, desentierra el moco; más doloroso aún que el anterior, este viene con ajo, cebolla y bastante ají y casi llanto. La otra forma es con el dedo individual: el clásico es el meñique (con los tres dedos restantes abajo y el pulgar alzado, en hang loose), si son los otros tres dedos seguidos alguno de ellos quien se inmiscuye dentro de la fosa la trama se vuelve muy en tanteos de mongoloide, si es el del medio puede ser una joda solapada y si es el pulgar es un equilibrio de jojolete.

El problema está cuando se tienen los dedos muy grandes y el pulgar es demasiado ostentoso.

No hay comentarios.:

índice

YO

Mi foto
Lima, Peru
® Todos los derechos reservados en contenido. Las fotos, algunas son mías y otras bajadas de la web, pero todas, al menos, tienen un trabajo de post-edición. No tengo inconveniente en que algún texto sea copiado, siempre y cuando se haga mención de la autoría y el link respectivo de la página.

visitantes

lectores...

Se produjo un error en este gadget.

FEEDJIT Live Traffic Feed