alucinadas, poemas, cuentos, microrrelatos, crónicas & demás... © copyright ® todos los derechos reservados

LFC

Si en este cielo hay un Dios, que me enseñe a aguantar a este tipo infeliz que llegó para robar. Las lágrimas que duelen más, camino por la arena y te veo bailar, pero es solo una ilusión. Y eso mata más, duele más. Veo tus ojos y me siento más solo que la noche anterior. El tiempo es tan corto para poderte amar. Trato que me entiendas pero mi voz no va. Inspiración que me sale del corazón, no me preguntes no quieras tú saber qué es lo que voy a hacer. Vuelvo a casa temprano, hermano, nada salió como lo esperaba, él fue mejor, se la llevó. Ay, viejo, yo la quiero pero él es mejor, se nota en mi borrachera y en mi mala voz. Y tu maldito novio solo hablará de él, solo de él. El amor no me deja pensar, voy a morirme contigo mujer, contrabando de amor, ya no tengo moral y el planeta va a estallar. Por eso, repito, si en este cielo hay un Dios, que me enseñe a soportar el maldito grabador que no para de sonar en mi cerebro: siempre hay un pez más gordo, siempre hay un pez más gordo, ya no lo mires más, ya no lo mires, contrabando de amor, ladronzuelo de sueños. Camino por la playa, converso con todo el mundo conmigo mismo, busco un bar. Gitana, robaste mi alma, me vuelves loco, tengo el corazón en llamas y los dioses están furiosos, por ti vendería el alma al mismísimo demonio. Eres una daga afilada atravesando mi corazón roto, ay gitana, por qué te vas, mi cruel demonio. La luna en lo alto, alumbrando, el mar rugiente y las arenas a rastras. Siguiendo la luna no llegaré lejos, tan lejos como se pueda llegar. Siguiendo la luna y su vuelta invisible, la noche seguro me alcanzará, no es que tu mirada me sea imposible, tan solo es la forma como caminas. Vamos mi cariño que todo está bien, esta noche cambiaré, te juro que cambiaré. Vamos mi cariño no me des de llorar más, por ti yo bajaría el sol, o me hundiría en el mar. Y esto suena verdad para mí, suena
como un crimen lo que tú me has hecho, deberías ir a parar a la prisión, suena como un crimen que me hayas mentido, que hayas engañado a este corazón. Siguiendo la luna no llegaré lejos, tan lejos como se pueda llegar, son las cuatro de la madrugada, y mi casa brilla cruzando ese mar. Aún no es tiempo de dejar de caminar, golpear las avenidas, dormirse en un bar, mis ojos se ocultan del sol, no quieren ver mi saco sucio de tabaco y roces, mucha cerveza y mis amigos no están. Qué me depara hoy el viento de la noche, alguna chica o ganas de pelear, botellas rotas que no calman el dolor de un golpe. El amor duele más que cualquier bombazo. Voy a tomar por ti, otro trago para olvidar, que el miedo me comió los pies, y que poco a poco me fui yendo de nuestro lugar. Me sienta bien mentir y decir que me fui yendo de otro lugar. Qué es lo que ha pasado con mi corazón, ya no marca el paso que marcaba ayer, nunca fui libre y esa es la razón, siempre fui un idiota para convencer, hablando toda la noche como un boyscout, hablando sobre mi vida como tu papá. Raro es el vacío que has dejado en mí, viento si te busco hay solo viento y se ha quedado aquí, niebla vieja, trompo sin fin, puerta muerta, canción de abril, vientos que se lleva los recuerdos que me nubla hasta tu cara y al final no queda nada, ni la nostalgia ya de poderte recordar. No existe nada, solo el anhelo de soñar, de verte y saber cómo hacer para quedarme siempre allí y nunca más volver. Rara es la esperanza que has dejado en mí, rara y como eterna me condena a esperar hasta el fin, puerta muerta, canción de abril, niebla vieja, trompo sin fin, si mis ojos vieran lo lejos y pudieran yo encontrarte, aunque fuera un instante, descansaría ya de tanto caminar. Tu cara pesa en mi memoria una tonelada de miedo, y se me cierran los puños en esta suerte de desierto. Fuego otra vez en la casa del ayer, siento no sé dónde estoy, el humo cubre las ventanas, escucho el grito del deseo, y permanezco casi inmóvil ante el embate de lo nuevo, porque el hombre siempre sabe cómo escapar hacia la nada. Hoy se enfrentan muchos cientos por tener otro color, hoy detrás de tantos fuegos, cenizas de un amor. Esclavos de un pasado, dueños de un dolor, sus puños miran al cielo y habla su oración. No puedo seguir… no puedo seguir… pensando en que vas a volver, si te quedas a mi lado, que vaya a ser siempre. No puedo seguirte, querida, pues todos me dicen olvida, olvida, ella es una botella de humo, imposible de ser bebida. Ya sabes que nada es verdad, el río no crecerá jamás… todo a mi alrededor dice que nunca estuve tan lejos de mí. Y adónde ir, si el invierno está en todos partes, ya no sé por qué hago estas cosas que hago, ahora veo luces y casas brillantes, veo autos allí en la ruta y veo el mar en tus ojos y me pregunto en qué estoy pensando. Y sigo pensando. Tengo un lugar muy lejos de todo, lejos, nunca nadie estuvo ahí, lo guardo aquí dentro de mí, no hay tiempo ni prisa ni fin. Vivir allí contigo, crecer juntos los dos, olvidarnos todo, morir de amor. Saber si hay vida normal afuera de mí, soledad. No le tengas miedo al abismo, es el vacío después de reír. Ilusiones que iluminan mi camino, ilusiones que me cortan la distancia con la felicidad, ilusión como un sol, como magia en la noche de quietud que calma mi ansiedad. No quiero morir sin antes haber amado, pero tampoco quiero morir de amor. Por qué será que todos guardan algo, cosas tan duras que nadie puede decir, y van todos caminando como en una procesión de gente muda que no tiene corazón. Por qué será que me gusta la noche, porque todo el que queda es un padre para mí, que se anima a decir todo y te enseña a vivir lo que millones no se animan a decir. Se va pasando el tiempo y la vida se te va, solo te pido que vuelvas de verdad, y que el silencio se convierta en carnaval, carnaval toda la vida, y una noche junto a ti, si no hay galope, se me para el corazón. Por qué será que te muerdes la lengua, es el miedo que se para frente a ti, si te ahorca la memoria, no te dejes arrastrar, vamos afuera, qué es lo que pasa con este bar, que nadie atiende, quiero brindar, qué es lo que pasa que ya no estás, es que en la vida me va bastante mal, hace tiempo que dejamos de vernos, por cierto estuve bastante enfermo, por eso atiéndeme por favor, tengo ganas de brindar, me siento como un barco hundiéndome en el mar. Un golpe menos, un golpe más, como dijo la canción: a esta altura me da igual. No sé bien qué día es hoy, solo sé que te vi salir, y en cinco minutos perdí las letras para hablarte. Yo sé que no tengo palabras, y nunca las voy a tener, por eso aprovecho esta noche, ya ves, estoy solo otra vez. Por eso aprovecho esta noche, tal vez lo puedas entender, que no me importa poner las letras, solo me importa mi mujer. Mañana cuando te levantes, y pienses lo que dije ayer, ay, viejo, en este juego a mí siempre me toca perder. Siempre habrá vasos vacíos con agua de la ciudad, la mía es agua de río mezclada con mar. Levanta los brazos, mujer, y ponte esta noche a bailar, que la mía es agua de río mezclada con mar. A ti te quiero decir, no te preocupes mi amor, que yo te voy a entender, que yo te voy a querer. Voy a vestirme de traje aunque me vea mal, voy a saltar toda la noche sin parar de silbar, está lloviendo pero yo no me voy a mojar, pues mis amigos me cubren cuando voy a llorar. Ríos y ríos de lágrimas, forman ríos y ríos de amor, me dijo mientras me besaba la frente y luego me dijo adiós. Ríos de sueños que yo sé muy bien que nunca se harán realidad, fluyendo en mis venas y mi soledad, conmigo para siempre estará. Si un segundo ha durado la vida, yo viví un millón de veces más, y no me arrepiento de haberte querido, sí de no haber matado al otro, matador, dónde estás, matador de ilusiones. Sigo solo por ahí, dormí solo por ahí, te extraño, no llamaste y me fui, dormí por ahí, aún te amo. En mis sueños yo te vi, una estrella para mí, yo te extraño, y el teléfono sonó, y entonces no eras tú, aún te amo. Tanto tiempo te esperé, salí caminando en la oscuridad, llegué a la avenida y me puse a divagar, paré en una esquina, me pongo a bailar, la gente se da vuelta para poder mirar, un paso adelante, un paso hacia atrás, lo único que quiero es poderte hallar. Voy a ver si estás sola, no quiero ni pensar que si vuelvo solo a casa y no estás para cuidarme, yo me voy a emborrachar. Se fue el amor, se fue, solo me dejó, los anillos de mis dedos de repente se llevó, adiós amor, adiós, y no vuelvas más, yo sabía desde siempre que esto terminaba mal, y nunca me vuelvo a enamorar, ni por todo el oro de este mundo esto no me pasa más. El cielo es tan azul, y tan verde el mar, las estrellas que presencian, que ni me dejan pensar, adiós, mi reina, adiós, yo sabía desde siempre que esto terminaba mal. Quiéreme aunque me hagas mal. Soledad, te llamas, soledad no vuelvas, prefiero llorar. Tú, que llenas todo de alegría y juventud, que ves fantasmas en las noches de quietud, yo te pido que te vayas de mí, porque yo, que ya he luchado contra toda la maldad, tengo las manos tan deshechas de apretar, yo te pido que te vayas de mí, vete de mí. Quiéreme aunque me hagas mal. El golpe de tu corazón es el único ritmo que me mueve, es el golpe de tu corazón, y me estoy prendiendo fuego mientras escucho tu voz, mientras te recuerdo, mientras te repienso. La primera vez que te vi, mi nena, mis ojos no creyeron lo que estaban viendo, me volviste loco y adoré tu estilo, entraste en mi vida y cambiaste mi destino, pues la primera vez te di un beso, la segunda vez abracé tu cuerpo, si preguntan cómo aguanto esta vida, yo contesto sin tu amor al ritmo de tu corazón, es el golpe de tu corazón. Espíritu que vives en mí, deja ya de
luchar contra tu destino, en qué mar me vas a hundir, bajo qué suelos yacerán mis huesos. Cómo decirte que no, cómo luchar con tus ojos de ángel, rompiste el espejo es verdad, cortaste contacto con la ciudad, tiempo infinito y pasión, esperando la resurrección, ciego de amor, no puedo pensar, mis ojos no ven, mi boca no puede hablar, zombie de amor y la vida se va por el mismo camino por donde la viste llegar. El tiempo se va, se va para los dos, y si hay que preguntar, seguro preguntaré yo, pero si hay que hablar, seguro hablarás tú. Juntar el coraje, juntar el valor de decirte que el sol se apagó y la vida terminó, yo sé mi vida que vienes a matar lo que queda de nosotros dos, matar mentiras, matar el dolor, a quedarte con mi corazón, me vas a sacrificar, el alma te vas a llevar. No hay nada mejor que volver a empezar, que volverte a enamorar. Mátame pronto que no tengo temor, que en el cielo me espera tu amor, él se fue antes, qué alto se fue, cuando te besé por primera vez, era cuando fuimos dos con un solo corazón. Dame otra vida, yo quiero cambiar, un ladrón que no pueda robar, dime tu condena, voy a pagar la pena, rejas en el alma y después libertad, me vas a sacrificar, mi alma te vas a llevar. Te amo tanto que no veo lo que soy, lo que tengo delante, tantas tardes esperando que salieras, tal vez sea hoy, ah, sería un milagro, sí que te enamorarás de mí, yo solo vivo por ti, tan solo para ti. Solo en la vida me siento sin tu cariño, solo como un paria sin tu amor, si no hay manera de que pueda enamorarte, irme al otro lado es lo mejor. Mujer, no me dejes así, no me dejes tan solo, no quiero sufrir, vivir todo este tiempo sin tu amor me ha sido tan difícil porque estoy herido por un aguijón que es todo tu cariño, y se clavó tan fuerte en este corazón. Tu mirada la llevo encima, la llevo atada a mi corazón, y para siempre se va conmigo, está clavada como un aguijón. Mujer, no me dejes así, no me dejes tan solo, no quiero sufrir, porque vivir es mi amor una tortura para mí, si tú no estás conmigo, no puedo dormir, no puedo respirar, prefiero ya dejar que el aguijón me mate, y así pronto olvidar. Qué voy a hacer, te dejé ir. Qué voy a hacer, solo morir. Dónde quedó tu sabor, se secó el sueño de ser invisibles. Anoche no pude dormir pensando en ti, mujer, pregunto qué hay que hacer para que me ames. Esta noche es hora de que piense en cambiar, el tiempo pasa pronto y todo tiene su final, pasa, pasa, pásame un vaso más, volvamos caminando pero elijamos el lugar, noche de calor en la ciudad, ella me dejó y todo sigue igual. Mil veces y una más, me juré que iba a crecer, y solo una vez más crecí hasta morir sin ver, la fiesta terminó, no me pude controlar, mil golpes y uno más, la noche me volvió a pegar, tomé el vaso aquel, aquel que no debo tomar, salí a caminar, y decidí irla a buscar, mil veces y una más juré no volverte a ver, la fiesta terminó, y ya no puedo mantenerme en pie. En mis venas hay alcohol, y en tu cara hay deseo, en tu cara hay deseo y en mi cuerpo hay dolor. Pero no te vas y te quedas atrás, y me pisas y me pisas el corazón, me aplastas hasta el final. Nunca voy a saber si es mejor soñar, nunca voy a saber si es mejor dejar de hacerlo, por eso pregunto cuándo voy a terminar de estar en esta historia sin principio ni final, y ahora me pregunto qué podría pasar si en vez de caminando te pasara a buscar con auto, con plata y te llevara a bailar. Todo lo arruinaría mi manera de hablar, ya me veo esta noche, muriendo como los demás. Yo llego y te veo pasar abrazada a ese imbécil. Quisiera llevarte conmigo, que la tierra se convierta en el mar, y el mar en nuestra casa desierta. Llevarte conmigo, que nos lleve el mar, y debajo del mar puedas respirar, que yo sea valiente y te pueda cuidar, soltar las amarras y dejarse llevar, y a la ciudad lejana no vuelvas nunca nunca jamás. Sueño que te voy a esperar, tú eres lo único que me importa. Vuelvo por tu amor cada vez, y la soga nunca se corta. Yo nunca fui más allá, quedarme fuera del camino, juro que lo haría por ti, cruzar el horizonte y cambiar el destino. Voy avanzando y no me reconozco, siento que te amo pero estoy muriendo de odio. Nunca me voy a olvidar los días que ya no vendrán, la luna y la arena, las olas besan la playa. Hoy, quizás ya no estés más acá, solo me queda el gusto del champagne y el de tus labios, ay, no puedo más, me voy a intoxicar, tu piel morena quiero besar. Eres la chica de los ojos café, eres mi chica de los ojos café, mami, tú eres muy hermosa, mamacita tú eres original, mami tú me interesas, te quiero mamacita, mami, más y más. Hoy desperté y me sentí enfermo, qué será lo que habré soñado, seguro viejo es lo de siempre, anoche terminé medio tomado. Hoy desperté y te odié más que nunca, porque te amé y me sentí un tarado, anoche yo te apunté con un dedo, los otros tres me dispararon. Todo el tiempo te espero, vuelve a casa, yo sé que esto va a cambiar, yo sé todo el tiempo voy a esperar, solo déjame saber quién eres, y si es por ti que voy cambiando, si fue por ti que ya no estoy. Solo te pido que te quedes, o que me lleves a tu mundo, y que me dejes vivir tus sueños aunque sea por un segundo. Solo sé que no sé nada de tu vida, solo sé que me colgué una vez en el pasado, presenté mis credenciales a tu risa, y me clavaste una lanza en el costado. Creo que no te dejé jugar con fuego, solo nos dijimos cosas al oído. Mi corazón se va a partir aunque no deje de latir, yo me siento morir, esa es mi condena, eso siento que me quema. Las luces del bar empiezan a molestarme, y yo digo que sus ojos están tan llenos de vida, pero no me ven, no me ven… iba a llorar, vasos llenos me interrumpen, quizás ella nunca sabrá que los amigos brindan en una tarde de soledad. Huellas del recuerdo, las hojas muertas de aquel otoño, y las lágrimas que duelen más. No te das cuenta que tú eres lo que más quiero, y eso me hace sentir un chico afortunado. Ahora me muero de ganas de abrazarte. Cuando comienza a irse el sol, y la cerveza ya se empieza a acabar, yo me pregunto por qué, por qué mi amor se fue, y tan solo me dejó, olvidado en un bar. Cómo poder olvidar todas las cosas que ella me dio, dónde poder enterrar, cómo poder olvidar. Necesito un trago, y lo necesito ahora, a veces creo que todo está acabado. No basta solo con una vida para odiarte como yo te puedo amar, los ángeles anuncian la venganza, afuera el viento aúlla, y yo tan solo, brotan en mí deseos de perderte en el mar. Venganza, la triste melodía asesina de un corazón perdido en un bar. Abran la puerta, que no es tan tarde, sírvanme un trago que me desmaye, tenía una novia que no me entiende, ya no me quiere, paso de largo, voy a la playa, largo verano, allí no puedo sufrir. Camino, arrastrando arenas. Nunca pensaste que nos encontraríamos a la orilla del mar, mirando las estrellas… cada una de ellas se ve tan importante. Es otra canción para no ser felices, o es una canción para la mujer que amo, es el fin del amor, de como lo conoces. Yo te avisé, pero tú no me escuchaste…




* Selección de extractos de canciones de Los Fabulosos Cadillacs

No hay comentarios.:

índice

YO

Mi foto
Lima, Peru
® Todos los derechos reservados en contenido. Las fotos, algunas son mías y otras bajadas de la web, pero todas, al menos, tienen un trabajo de post-edición. No tengo inconveniente en que algún texto sea copiado, siempre y cuando se haga mención de la autoría y el link respectivo de la página.

visitantes

lectores...

Se produjo un error en este gadget.

FEEDJIT Live Traffic Feed