alucinadas, poemas, cuentos, microrrelatos, crónicas & demás... © copyright ® todos los derechos reservados

HERMINIA, LA CHOLA POWER DEL SURF

El agua fría, heladota, alalau, Herminia y ella sigue nomás, con los pies descalzos y persignándose antes de lanzarse sobre su tabla. Rema, rema, y al reventón ella por debajo, alalau, carajo, y ahora sí bautizada de mares; totalmente empapada, mojadita, y es que El Niño nos ha dejado bien fríos, y encima ella a pelo. Antes de las seis de la mañana y ella ya está abajo, en Punta Roquitas, recuntra surferaza mi empleada. A las siete sube corriendo las escaleras, tabla en mano, y ya está en la cocina, con bolsa de pan y jamonada. A mi mamá le acaba de pedir un aumento, yapí siñora, pal wetsuit, pue, pero mi viejita no, yapí, siñora, paún polypropylene titanium, pue, y mi viejita quéeeee???, yo solo he visto Titanic, pero la de Gene Hackman, yapís siñora, ahora pis viene La Niña, y me... ago de frío. ¡¿Qué?! Nada, nada, siñora, caballera nomás, Herminia tiene que bajar el acantilado de la Costa Verde, hacer unos veinte mil quienientos estiramientos y entrar en calorcito en un toque; pues aunque sea, su ropa de baño de tocuyo la protege en algo. Tiene sus cuantas maniobras recuntra radicales y siempre me anuncia que se cuide la Mulanovich, pues aunque sea la Sofi del pueblo, Herminia es la chola power del surf. Luego de prepararnos el desayuno, y de dejarnos en el colegio -a mí y a mi hermana, prepara el almuerzo con un toque de lata cocina (porque mientras mira la Aventura Culinaria) en un simple momento y de nuevo baja a la playa, se zambulle y de nuevo a esperar las olas, siempre bien inside en el point. El mediodía es glass, pero qué importa, mar es siempre mar, bien filosófica también Herminia. Una horita. Hasta cuando le estrujan las tripas y entonces sale, toallita en la cara, en los ojos colirio, y sube otra vez a la carrera hasta su cocina, cuatro hornillas, un horno y un microondas, y con ambas manos de guantes floreados carga alguna delicia con el aroma volando rastros. Temenda bajadaza, como siempre, bien sacado y buena mano la de Herminia, que si Gastón la ve le pone su restaurante o al menos le hace una entrevista. Luego de recoger los platos, se pone a llorar con la telenovela de la noche, se ríe también a carcajadas con la comedia y no mira los noticieros, a esa hora apaga su televisorcito de 14 y antena de conejo, reza unas oraciones a Papá Lindo y se echa a descansar, soñando siempre con mejores olas.

No hay comentarios.:

índice

YO

Mi foto
Lima, Peru
® Todos los derechos reservados en contenido. Las fotos, algunas son mías y otras bajadas de la web, pero todas, al menos, tienen un trabajo de post-edición. No tengo inconveniente en que algún texto sea copiado, siempre y cuando se haga mención de la autoría y el link respectivo de la página.

visitantes

lectores...

Se produjo un error en este gadget.

FEEDJIT Live Traffic Feed