alucinadas, poemas, cuentos, microrrelatos, crónicas & demás... © copyright ® todos los derechos reservados

LIMA SE HA CONVERTIDO...

Lima se ha convertido en una ciudad inundada de pordioseros y ambulantes nómades. Así sean discapacitados o no, lo cierto es que la gente necesita dinero, y ante la falta de oportunidades laborales lo más pronto es recurrir a las calles. En pocos segundos, lo expreso es mostrar las miserias más extremas por las que se puede ir pasando, el por qué se recurre a este artilugio, subir al micro, o tirado en la acera, estirando una mano. Bien puede ser de frente, en un choque extremo de indagación de quien extiende la palma de su mano de manera tímida y directa, entre faltas y carencias, entre la suciedad y la podredumbre misma: ciegos, cojos, mancos, tísicos, niños, despedidos del trabajo, abuelos, mujer gorda y desesperada que hace su colecta para la válvula puddens para su hijita que está en el Hospital del Niño, enseña sus papeles con el sello del hospital y la receta en una mica de plástico, su pelo desteñido, del color de la cucaracha. Se cuentan las historias más miserables de la cotidianidad, siguen: el drogadicto, el huérfano, el excarcelario, el rehabilitado, el loco, la madre abandonada, el artista. Ninguno tiene trabajo, o mejor dicho estos son sus trabajos, así se ganan la vida, así se cachuelean, así se vive. Lo que se pretende es impactar de sobremanera y sobrecoger el ánimo del pasante, el que pasa en ese momento por su vida que pueda cambiarle sino la vida misma al menos el día, lo que buscan es congraciarse con el otro por una moneda; los mejores publicistas no están en la televisión. Las calles se han vuelto color de hormiga, y el cuento contado, con la tristeza en la garganta y la mirada de angustias, será cierto, será verdad, se dice, pienso, también, no se mira, mi día tiene otro día, ojalá solo sonrisas en mi camino, la ciudad es celeste solo cuando se despeja en verano de calentamiento y los más atardeceres hermosos en cielos limeños, el resto del año es gris, con neblina en el moquito convertido en una gotita en la punta de la nariz, y el pordiosero, ahí, con miradita de cambiándote el ánimo en tu vida, entra en mi vida, al menos unos segundos o minutos, saco o no saco la moneda, la culpa religiosa, cada uno tiene su vida, sus suertes, mi suerte.

No hay comentarios.:

índice

YO

Mi foto
Lima, Peru
® Todos los derechos reservados en contenido. Las fotos, algunas son mías y otras bajadas de la web, pero todas, al menos, tienen un trabajo de post-edición. No tengo inconveniente en que algún texto sea copiado, siempre y cuando se haga mención de la autoría y el link respectivo de la página.

visitantes

lectores...

Se produjo un error en este gadget.

FEEDJIT Live Traffic Feed