alucinadas, poemas, cuentos, microrrelatos, crónicas & demás... © copyright ® todos los derechos reservados

CARTA A BILLY

“Como cuando vivía,
Cantarás
Aunque no vuelvas.”
(Luis Hernández)

Verano del '07
Billy,
Dónde andarás, Billy. Te recuerdo desde mis nostalgias, compañero. Te recuerdo en los momentos estancados de mi mente. Te recuerdo cuando salías con tu ancha sonrisa apenas silbaba por la puerta de tu casa. Te recuerdo Billy porque ahora dónde andarás, dónde andaré yo también. Billy, el gran Billy. Robábamos bancos y llenábamos nuestras alforjas de purito oro. Cabalgábamos en nuestros caballos –tú en el Mar Azul, un hermoso pura sangre, y yo en la Luna Pálida, una graciosa yegua purpurina- y nos reíamos como destejidos del Oeste, alejándonos, fumando mariguana de contrabando. Te recuerdo, Billy, y sé que tú también me recuerdas. El gran Charlie andarás diciendo por ahí, mascando algún cerillo apagado y confundiendo mi vida con un trapecio. Te recuerdo Billy desde cuando nos escapábamos de clases para irnos a la playa. Fumábamos mariguana en toneladas y nos enfrentábamos al mar con los ojos reventados, riéndonos de todo, y corriendo pechito de lo más bravo. Las olas eran inmensas y nosotros nos la corríamos todititas, ni una se nos escapaba. Luego salíamos cansados y temblando de frío; no nos cubríamos de los fuertes vientos con toallas porque simplemente no llevábamos –nunca llevamos toallas a la playa, menos bronceador- y más bien chupábamos de pico del ron que encaletábamos en los huevos en los conciertos de heavy metal. Te recuerdo Billy, saltando, sudando a gotones y cantando todas las canciones. Nos sabíamos todas las letras, cantábamos todas las canciones, y a veces nuestros buenos amigos bajaban del escenario y cantaban con nosotros. Recuerdo a Bruce, Dave, James, y también a Ozzy. Y recuerdo que había veces que nosotros trepábamos a la tarima y hacíamos a un lado a los más tontos. A nuestros amigos les hacíamos los coros, y nos miraban y sonreían guturalmente, con el pulgar levantado. Luego nos íbamos con ellos a chuparnos el ron allá en la esquina del parque. Conversábamos y conversábamos, construíamos empresas, y no dejábamos hablar a nadie más. Ahora que me pongo a pensar bien, ya sé por qué se iban apenas escuchaban cantar a los pajaritos, porque tenían quien los esperaba en alguna cama. En cambio a nosotros, solo nos aguardaban putas en los burdeles, desparramadas y con las piernas hábiles y bien jugosas. Le dábamos los últimos toques del ripio del último pitillo y nos encaminábamos abrazados del hombro, completamente borrachos, tambaleándonos por las aceras sucias de la ciudad. Recuerdo Billy que casi siempre nos quedábamos dormidos sobre los inmensos senos o perdidos por ahí en la espesura de los pendejos, babeando. Pero soñando de lo más rico, eso sí. Te recuerdo Billy, y te extraño, camarada. Te recuerdo con cada bala que disparaste al aire, agujereando alguna nube o traspasando alguna lata de leche Gloria. Tú te creías el Llanero Solitario y alzabas las dos patas delanteras del Mar Azul y gritabas y disparabas como un loco. Pero ahora que recuerdo bien, fue el Llanero Solitario quien se copió de ti. Yo más bien alzaba las patas traseras de Luna Pálida y en eso sí que Toro no pudo imitarme. Pero sí las cabras de los montes. Te recuerdo Billy, y ahora dónde andarás, seguramente fumando mariguana, y de contrabando todavía. Pero te quedarán cerillos aún para masticar. Porque tú los mascabas solo un momento y luego los escupías. Billy, te confieso, yo los recogí toditos y los guardé en la lata de Nescafé que enterramos en la parte de atrás de mi casa. Tú no te diste cuenta porque los envolví en papel platina y te mentí con que era un paco de contrabando. Ahora solo espero tu vuelta, porque me muero de ganas de fumar el moño rojo que metimos también dentro. Debe estar bien maceradote, no? Igual que la chata de pisco que guardamos y enterramos. Te recuerdo Billy y te extraño como no sabes cómo compadre. Recuerdo todos tus pasos y todas tus sombras de mediodía. Te recuerdo Billy de las noches sin estrellas, cuando navegábamos en las nebulosas de las alucinadas ilusiones. Cuando remábamos mar adentro y siempre pescábamos certezas y muchos resfriados. Te recuerdo Billy en las infinitas vueltas de las llantas montañeras, cuando por un momento nomás apeábamos los corceles y trepábamos a las bicicletas, cuando paseábamos por las pistas asfaltadas, duras y muy grises como el techo de esta ciudad. Billy, ahora por dónde pasearás tus pasos, tus sueños, por dónde acompañarás también con el recuerdo seguramente a los míos, querido amigo, casi hermano. Te recuerdo también con delantal y sombrero de copa albina, blanquísimos y grasosos, gracioso. Te recuerdo en la parrilla y cocinando para toda la gentita. Arrojando humo de tu boca, otra parrillada que se confundía con el carbón de los anticuchos. Y todos, con los cubiertos apretados a ambas manos, gruñíamos de hambre, jodiéndote, Billy, jajajá. Y dónde estarán los demás también, no? Dónde andaremos todos? Dónde estarán ahora esos momentos? Seguramente algunos en el olvido y otros en la nostalgia, en la lagrimita que se va queriendo convertir en tremenda lagrimota.
Billy, te recuerdo, mi amigo. Te recuerdo de aquellos días que un día supieron ser presente. Te recuerdo en esas conversaciones donde no decíamos ni mierda y por supuesto en esos silencios donde decíamos demasiado. Te recuerdo las carcajadas. Te recuerdo en cada viaje y en todas las aventuras; en esos paseos por la pradera, cuando con Mar Azul y Luna Pálida surcábamos mundos que nadie más conoce. Te recuerdo en cada ola y en cada melodía que va y regresa, como la misma vida. Como en tu vida que anda por ahí y la mía que también anda más allá. Te recuerdo Billy y te extraño mucho, mi buen querido amigo.


Charly

No hay comentarios.:

índice

YO

Mi foto
Lima, Peru
® Todos los derechos reservados en contenido. Las fotos, algunas son mías y otras bajadas de la web, pero todas, al menos, tienen un trabajo de post-edición. No tengo inconveniente en que algún texto sea copiado, siempre y cuando se haga mención de la autoría y el link respectivo de la página.

visitantes

lectores...

Se produjo un error en este gadget.

FEEDJIT Live Traffic Feed