alucinadas, poemas, cuentos, microrrelatos, crónicas & demás... © copyright ® todos los derechos reservados

BATMAN Y EL SENTIMIENTO DE CULPA

La última película de Batman Begins narra la historia del inicio en la vida del superhéroe murciélago, cómo se volvió en el enmascarado encapuchado defensor de la justicia. La trama empieza con el millonario Bruno Díaz en una cárcel de la China, autodestructivo y peleador contra maleantes por su supervivencia; hasta que un tutor lo rescata y le confía la misión de probarse a sí mismo como ser humano dándole la venía de subir hasta la montaña más alta y más helada, hasta un castillo de monjes budistas. Ahí aprende los secretos de los ninjas y las artes marciales; pero lo que verdaderamente tiene que asimilar y controlar es su miedo y su auto-culpa por la muerte de sus padres. En sus recuerdos se halla menoscabando los impulsos de la culpa de cuando niño, en juegos de escondidas, el pequeño Bruno cae intempestivamente en un profundo y oscuro pozo donde, al no poder moverse por la caída, salen disparados en todas las direcciones murciélagos aterrándolo e inmovilizándolo del estupor. En su rescate aparece su padre quien lo alienta con una frase que se le quedará por siempre en la memoria: Cuando uno cae es para levantarse. Por la noche, la familia Díaz asiste a una función de ópera, y en una escena, cuando los actores vuelan por los aires en la oscuridad del teatro, el pequeño Bruno se atormenta y vuelve con las imágenes que lo aterraron en el pozo de los murciélagos que lo dejaron petrificado. El padre, al darse cuenta del terror del hijo que pide irse, decide salir en media función. Pero a la salida, un ladrón pordiosero los amenaza con un arma exigiéndoles el dinero; el señor le entrega su cartera, pero igual el ladronzuelo les dispara a la pareja dejándolos heridos de muerte. Al pequeño, entre llantos y totalmente desahuciado en la solitaria callejuela, se le queda la imagen de su padre que le dice con sus últimas palabras: No sientas miedo. Condenándosele al superhéroe a no tener miedo, y más específicamente, a ni siquiera sentirlo. Por eso, a lo largo de toda la película el héroes se embarca en cárceles, con traficantes, a buscar flores en el hielo, a trepar una alta montaña sin arneses, a luchar contra cincuenta ninjas; él es el propio enemigo de su miedo, y mientras más odia sentir miedo, más miedo tiene de sentir miedo, creándose un círculo vicioso –problema para los psicoanalistas.

La película, más allá de los fuegos y efectos hollywoodenses, muestra un Batman con tintes muy psicológicos, totalmente distinto al de las otras versiones, perdido y tratándose de encontrar a sí mismo, o quizás perder, en los vericuetos del pérfido bajomundo. Sólo falta un diván, Freud, y el superhéroe echado contándole sus traumas al psicoanalista en medio de ciudad Gótica. El impulso de Batman lo hace luchar contra los malhechores que atentan contra el bienestar de su ciudad, tal como si cada uno de ellos, o todos a la vez, fuesen el mismo que atentó contra sus progenitores; pero lo que en verdad busca en su deseo es de volver atrás en el pasado y contrarrestar el miedo que lo llevó a alejarse de un lugar seguro para que la muerte de sus padres no lo atormenten como un lastre que tiene que cargar durante toda su vida. Por eso también el doble de su vida, su doble personalidad. Batman se convierte, a través de su máscara y su capucha en el Otro que lo vuelve (casi) indestructible.
En los ejercicios de la montaña budista se le pide que controle su miedo para poder controlar a los demás. O sea, convertirse en el deseo del gran Otro, que lo ama y lo rechaza, estableciendo a la vez un doble vínculo entre su yo que desea una vida sin tener que esforzarse por ser los que otros desean y vivir soportando sus miedos y luchando contra ellos, ser una persona común y corriente, que no tiene por qué dominar los miedos de los otros, y para colmo, los domina mediante el miedo, porque él mismo infunde miedo, él les hace experimentar el sentimiento negativo y autodestructivo a sus enemigos, porque en el fondo lo que busca es una revancha por la muerte de sus padres. La máscara del superyó es una aparente valentía que sólo esconde el odio hacia esa sociedad. Él está en constante conflicto entre si ser compasivo o aniquilar a sus adversarios. Porque a la vez, en esta montaña, su instructor le infunde mucho miedo, obligándolo a matar a un preso común ante lo que él se niega, puesto que él ya llevaba un sentimiento de culpa, porque él había asesinado o disparado al asesino de su padre. Él al negarse a matar al reo común se está auto-flagelando, pues al estar un tiempo indeterminado bajo la tutoría de esta cofradía budista, lo que más deseaba él era ser miembro de esta orden. Pero él decide no hacerlo, marcando con esto la desaprobación de personas que él admiraba. Hay un gesto de gran compasión y gran valentía, pero también hay un gran deseo narcisista de diferenciarse y hacer las cosas a su manera y de hacer las cosas diferente a todo el resto. El gran Otro pasaría hacer su mayordomo, Alfred, quien constantemente lo reafirma con la frase: Yo nunca perderé la confianza en ti, no le dice lo que tiene que hacer pero el da la máscara, pero le da el periódico con las noticias, pero le da el empujón. Él se enfrenta a la sociedad y a sus grandes enemigos, se compromete a vivir una vida doble, incluso hace el ridículo con la gente de su clase social, en lo que nuevamente él se auto-sepulta, queda mal ante los ojos de la mujer que realmente le interesa (que curiosamente es una fiscal, que fiscaliza los actos de quién es bueno y quién no), prefiere soportar su desprecio, y se rinde masoquistamente ante la sociedad y se compromete a prestar sus servicios, gastando todo su dinero, todo su tiempo, en convertirse en el héroe de la ciudad Gótica. Él renuncia a su vida porque va a servir a la sociedad, pero en verdad lo que él quiere es poner su vida constantemente al filo de la navaja, y tener constantemente la posibilidad de morir, puesto que él se siente culpable de la muerte de sus padres, porque si él no hubiese demostrado miedo aquella vez en la ópera, sus padres jamás hubieran salido del teatro, y no los hubieran asesinado. Tenemos que Batman es el asesino sentimental de sus propios padres; él tiene que pagar día tras día esa culpa; él tiene que pagar con su vida las vidas que faltan de sus progenitores, y la que le falta de vida para rectificarse. Él no tiene derecho a ser feliz.
En esta película, el director no elige como arma letal al Guasón y su risa, la hipocresía del Dos Caras, la unión del mal caracterizado por el Pingüino, si no que en este film se multiplica a la n potencia del miedo y se refleja en todos los espejos, pues el arma letal del villano es un gas que produce en sus víctimas pánico. Nuevamente el miedo. Incluso hay una escena en que un malhechor y dos buenos, son afectados por este mortífero gas: el malo en su pánico ve monstruos, y los buenos en su pánico ven ojos amarillos; el malo en su terror experimenta un miedo mayor, es castigado con un miedo mayor y muere preso de su propio terror; los buenos, en cambio, tiene la facilidad de conseguir un antídoto, que el propio Batman les proporciona. El bueno es recompensado con la ausencia de terror. Los personajes buenos que acompañan a Batman llevan una vida normal en sus comunes oficios; mientras que en el superhéroe está condenado a gastar un tiempo doble, un esfuerzo doble, un atlas mítico que carga con ciudad Gótica.
Incluso el nombre Batman, en inglés la palabra Bat (murciélago) tiene la pronunciación Badsh, que puede confundirse con la palabra Bad, que significa malo. O sea, el hombre malo que tiene que ser castigado; sin embargo este hombre malo, dado su sentimiento de culpa se dedica a castigar a los malhechores, sin jamás poder redimirse a sí mismo.

No hay comentarios.:

índice

YO

Mi foto
Lima, Peru
® Todos los derechos reservados en contenido. Las fotos, algunas son mías y otras bajadas de la web, pero todas, al menos, tienen un trabajo de post-edición. No tengo inconveniente en que algún texto sea copiado, siempre y cuando se haga mención de la autoría y el link respectivo de la página.

visitantes

lectores...

Se produjo un error en este gadget.

FEEDJIT Live Traffic Feed